MADELEINE HOTEL, escrito por @nachomolina | Relato Original | Suspenso | (ESP)

지난달

MADELEINE HOTEL


"El suspenso y la incertidumbre se esconden en el interior de este extraño lugar. Las vidas entrecruzadas de los personajes cambiará drásticamente, para bien o para mal, ellos buscarán la respuesta detrás de las paredes del MADELEINE HOTEL"


fuente

Desde lo lejos avistaba el majestuoso edificio octogonal, una pieza perdida de la arquitectura del siglo XX. Para su creación fue considerado el paisajismo, pero no así, la previsión de un posible crecimiento futuro. Los anclajes de concreto junto a los andamios indicaban que había una nueva etapa en construcción. Las paredes exteriores revestidas con tablillas de arcilla color arena, los ventanales de material reflectante, contrastaban perfectamente con la vegetación y el azul del cielo. Para mi fue imposible pasar desapercibido aquel monumento, mientras caminaba por el parque ecológico, girando entre los dedos mi moneda de la suerte en una infinita auto apuesta de cara o cruz...

Yo trataba de no arruinar con la manga de la chaqueta el sobre de manila que contenía mi hoja curricular. Cargaba encima los papeles necesarios para una entrevista de trabajo y hacía tan solo unos minutos por poco los pierdo al volarse con el viento cuando me detuve en la plaza a lustrar mis zapatos con el limpiabotas.

Con su caja de madera, el bitumen negro, los cepillos y un trapo curtido, aquel hombre se ganaba la vida humildemente cobrando 1 $ por cada par de zapatos que limpiaba.

Mientras me servía, él contaba la historia de como cambió su suerte para mal después de haberlo tenido todo en el pasado, a decir verdad, no le presté la suficiente atención como para entender lo que decía... ya tenía yo mis propios problemas.

Pensaba,

_ ¡Seis meses sin empleo son suficientes para enloquecer!

Pero siempre dije: ¡Esta ciudad me dará una oportunidad antes de que yo pueda llegar a viejo!. _ ¡Cruz!, atrapé la moneda en el aire_, pero no me mostró el giro de suerte que esperaba. De momento me figuré a mi mismo como aquel limpiabotas, viendo pasar mi vida atado a aquel oficio, dependiendo del polvo que pueda llevar la gente en sus zapatos. _ ¡Vaya suerte la mía!_, pero en el fondo, aspiraba que mi realidad fuera otra...

Había comprado el diario local, ordené un café y permanecí sentado bajo la marquesina de la fuente de soda. Me dediqué a leer los enunciados:

_¡Se solicita plomero con experiencia...!;

La dama que estaba sentada en la mesa de al lado parecía tener un problema, estaba sola, escribiendo en un cuaderno, luego empezó a llorar sin motivo aparente. La miré extrañado pero no le di importancia, de ella solo recuerdo el vestido que traía puesto, era de color rosa.

fuente

Continué:

_ "Electricista certificado", "mesonero con experiencia comprobada"...

Aquella mujer me desconcentraba, sollozando temblorosa ahora parecía tener una crisis nerviosa. Se le cayó el lápiz de la mano y yo pensándolo un poco, me levanté a recogerlo.

"¡Tenga señorita, es un gusto servirle!"; sus ojos eran de color verde esmeralda, inundados de lágrimas me miraron con súplica más que con agradecimiento. No supe que decir, simplemente me retiré a leer en mi asiento.

_"Busco chofer con vehículo propio"; "vigilante (reservista) a tiempo completo"...;

Seguía buscando sin éxito en la última página de aquel diario, todos los empleos parecían buenos pero a su vez siempre tenían alguna limitante que me dejaba fuera del perfil.

La mujer rompió en llanto nuevamente, arrancó la hoja del cuaderno al tiempo que golpeó la mesa con el puño y por último se marchó del lugar.

A mi pensar la crisis en esta ciudad afectaba el temperamento de las personas y esos cambios temperamentales colectivos ya se hacían cada vez más frecuentes, yo también era uno de esos atípicos casos.

Volviendo al tema:

_ "Se solicita con urgencia jardinero creativo"

¿Jardinero creativo? Upf!, qué diablos es eso...

Yo era un oficinista, mi último cargo de atención al público en una fundación gubernamental duró hasta que comenzó la crisis económica...

En el presente, me encontraba en la calle, sin más dinero, que algunos billetes que gané en la lotería producto de mi última racha de suerte, los cuales ya se estaban por acabar.

Ahora hablaba solo, sentado en un banco del parque, mi paciencia se agotaba y la situación poco a poco me llevaba a la desesperación.

_ Me gustaría un empleo más apacible, sin requisitos engorrosos ni tecnicismos...

fuente

Los enunciados me hicieron perder la fe en la posibilidad de encontrar algo en el periódico. Haciéndolo a un lado, me quité los anteojos y miré alrededor para relajar la vista;

_ Creo que las letras pequeñas, en estos últimos años, para mí se tornan aun más pequeñas de lo normal,

debo cambiar la formula de los cristales, pensé. Le puse un poco más de azúcar a mi café y tomé un sorbo aprovechando que todavía estaba caliente.

Mi vista se posó sobre un mendigo que estaba tirado en el piso a la entrada de la cafetería.

Recogiendo las sobras para comerlas, pedía limosnas a los caballeros, al tiempo que el dueño del local lo corría golpeándolo con una escoba como si fuera parte de la basura, luego el señor seguía barriendo como si no pasara nada...

Otra vez mi pensamiento negativo intentaba asociarme con lo que estaba viendo, pero no, esta vez yo no pude personificar a aquel hombre indigente...



Al cabo de algunos minutos, recapacité,

_ Seguiré leyendo estas diminutas letras; ¡Para ver!, que tenemos aquí...


Atención: "Se solicita recepcionista, para trabajar de inmediato, atención al público (no requiere experiencia). Por favor dirigirse a MADELEINE HOTEL, Edif. parque ecológico, 5to piso."


¡Oh, esto si que suena bien!, al fin una opción aceptable, acudiré de inmediato creo que hoy es mi día de suerte. Me apresuré en caminar entre aquellos robles y rodear el pequeño estanque artificial ubicado en el centro del parque, esa propuesta de trabajo se ajustaba a mi perfil y ya me veía yo en aquel puesto; rápidamente introduje mi mano en el bolsillo saqué mi moneda de la suerte y la lancé una vez más, al abrir la mano la cara de un presidente me mostraba su sonrisa...

fuente

El estanque de patos tenía un puente diametral, pero fui un poco supersticioso; no pretendía cruzar puentes, ni pasar bajo escaleras, ni subir en un auto donde fuera alguna monja de pasajero... Esperaba que nada me fallara esta vez. No podía creer que el empleo predilecto que estaba buscando siempre me estuvo mirando desde aquel edificio que tenía enfrente.

A toda prisa fui por la acera de adoquines buscando franquear el obstáculo, ya que las áreas del Hotel Madeleine se divisaban al otro lado.

La barda de madera que se situaba al borde del estanque, estaba cubierta por hiedra trepadora y lucía una señal de advertencia: "Agua profunda, Mantenerse alejado", las personas solían acercarse a alimentar a los peces y los patos, esta cinta de seguridad era para mantenerlos al margen.

Entretanto yo seguía dejando huella entre los adoquines, con mi chaqueta de piel y mis zapatos brillantes.

En el último tramo de la caminería divisé la entrada a los jardines del edificio. El megalítico arco de piedra troquelada con la palabra "Bienvenidos M.H.", en letras Itálicas. El color gris de la piedra y la manpostería de arcilla mostraban la intención del arquitecto en mantener la obra estrictamente basada en elementos naturales...

Solo me quedó suspirar y decir:

_ "Que este arco me dé la bienvenida a un nuevo empleo, a una nueva vida..."

fuente


"La suerte de aquel hombre aparentemente había cambiado, pero en realidad, apenas estaba por conocer lo que le esperaba al cruzar las puertas del MADELEINE HOTEL"


Continuará...



@nachomolina

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
STEEMKR.COM IS SPONSORED BY
ADVERTISEMENT
Sort Order:  trending
·

Saludos, gracias...

¡Felicidades! Sigue haciendo excelente trabajo.



Post votado por el trail de @codigo-azul
¡Únete al Servidor en Discord Código-azul!



Delegaciones destinadas a @codigo-azul ¡Ayúdanos a seguir creciendo!
10 SP - 25 SP - 50 SP - 100 SP - 150 SP