Los crímenes de la Avenida de Mayo VIII

28일 전


avdemayo.jpg

El Vapor Infanta Isabel de Borbón había sido botado en 1913 y durante años tuvo una capacidad estimada en 1375 pasajeros más un conjunto variable de tripulantes determinada por la cantidad de pasajeros y los servicios disponibles para todas las categorías, un número razonable promedio se puede estimar en 130; las categorías originales de las ubicaciones por supuesto dependían del costo del billete de embarque y se dividían en primera, segunda, tercera preferencial y clase emigrante, con el correr de los años y en base a reformas legales, el número máximo de pasajeros disminuyó algo aunque el mayor cambio estuvo en las clases, desapareció la categoría emigrante y se juntó con tercera la que a su vez perdió el apelativo de preferencial. De todas formas era una lista enorme y les llevó un buen tiempo analizar la información. Una referencia importante vino de primera clase, allí se alojaba Manuel Castellón quien resultó ser el padre de Josefina de las Mercedes la tercera víctima. El dato no pasó desapercibido gracias a Catuco quien poseía una libreta donde anotaba todo lo referente a este caso y se pasó la tarde arengando a todos los investigadores repitiendo los nombres en voz alta permanentemente.

Tanto en la lista de pasajeros de segunda como en la de tercera no encontraron nada de interés pero volvieron las sonrisas esperanzadas cuando en la de tripulantes leyeron el nombre de Marcelino Díaz. Una víctima, una desaparecida y el padre de otra habían viajado juntos, no podía ser casualidad.

Por desgracia, el nombre de la cuarta víctima no estaba bien escrito, Rosalía Dos Santos figuraba en los registros de la Compañía Transatlántica Española como Rosario Dalsanto y los investigadores no la asociaron en ese momento, hubiera sido una demostración concluyente de que ese viaje tenía mucho que ver en el caso, sin embargo las bases eran firmes y todo se encaminaba en esa dirección.

Por consejo de Juan Catuco inmediatamente se iniciaron los trámites ante el juzgado interviniente y la embajada de España para conseguir la bitácora del viaje, era información reservada de la compañía y no había sido entregada junto con el resto de la información, era probable que de allí surgieran nuevas pistas y como sospechaba que eso podría demorar demasiado tiempo, llamó a alguien del gobierno con el suficiente poder como para mover el trámite de manera rápida.

El barco sujeto de la investigación había zarpado unos días antes para completar su periplo con la vuelta al continente europeo, no fue posible interrogar a nadie ni obtener mayor información por esa vía.

Soto volvió a concentrarse en la primera víctima, según figuraba en los expedientes era una española recientemente llegada, su nombre era Guadalupe Concepción Herrera y se alojaba en casa de sus tíos, también españoles y afincados en Buenos Aires desde hacía 4 años, personalmente fue hasta la propiedad de los tíos, era una quinta ubicada en la localidad de Quilmes y allí recibió más buenas noticias. La pieza más importante del rompecabezas comenzaba a formarse rápidamente en su mente.

En la pensión Piotr Kovak pasaba su último día en tierras argentinas, tenía pasaje en el vapor Infanta Isabel para el día siguiente, el nombre del paquebote era similar al del barco donde había ocurrido todo, solo que este pertenecía a una empresa de navegación también española aunque distinta, era competencia de la primera. Eso no le importaba, su último acto debía realizarlo en el lugar de los hechos y no le importaba como llegar hasta allí. Su esposa seguro esperaba que cumpliera la promesa y él estaba totalmente dispuesto y decidido.

Continuará….

La fotografía es de mi propiedad y muestra la Avenida de Mayo (lugar de los hechos contados en esta ficción) en la actualidad.

Héctor Gugliermo

@hosgug

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
STEEMKR.COM IS SPONSORED BY
ADVERTISEMENT