PRIMER CONCURSO “EL HUMOR VENEZOLANO” – CUENTOS, CHISTES Y ANÉCDOTAS / Un derroche de creatividad/ @charjaim

3개월 전

IMG_20210502_012926.jpg
Con alegría la vida es más bonita.

Hola, amigos de esta interesante red, hoy vengo a participar en el concurso de @palabreador, que tiene que ver con el humor del venezolano. Puedes leer más aquí

Yo no sé si lo que voy a contar sea un chiste o no, solo sé que las veces, que sin querer, ha regresado a mi memoria esta ocurrencia mía, las risas que me atacan no son nada normales, y si esto lo cuenta mi hija mayor, quien tiene una habilidad para narrar tan elocuente, el corazón casi se me detiene de tantas carcajadas.

Un derroche de creatividad

Habita en mí alguien que quisiera tener un entorno menos rutinario, pero la que ejecuta las acciones, que dicta ese yo interior, está muy lejos de entender las pautas.

En ese mosaico de vidas internas, que me acompañan, está una que le gusta botar todo lo que no sirve para que lleguen cosas nuevas y otra a la que no le gusta botar nada porque "el que guarda siempre tiene".

Con esa segunda premisa me enfrenté un día a mi destartalado escaparate, (para los más jóvenes, este era un mueble con puertas y gavetas que se usaba para guardar la ropa).

El mío era de dos puertas, una tenía un espejo de cuerpo entero y la otra era una madera color caoba pulida, con unas listas también de madera que sobresalían unos dos centímetros y formaba un recuadro interno, supongo que servía de decoración.

En vista de que la puerta que no tenía espejo estaba a punto de despegarse del todo, la terminé de quitar y no hallando que hacer con ella se me ocurrió que podía hacer una mesa. (Ya me comenzaron las risas, espero poder culminar el relato)

Una mesa debe tener firmeza, por lo que procedí a hacerle las cuatro patas, que para más seguridad se convirtieron en seis. Tomé esa cantidad de botellas de vidrio, donde vendían antes la Pepsicola familiar, y procedí a llenar cada una con arena, había que darles firmeza. En esta parte mis hijos fueron muy colaboradores y me ayudaron a llenarlas.

Una vez ubicadas en el rincón asignado, las seis botellas se convirtieron en patas, les coloqué la tabla encima y obtuve mi flamante mesa. Le fui poniendo los adornos que se me ocurrían. Recuerdo que esa vez, también habitaba en mí, una que le gustaba coleccionar miniaturas en vidrio y otra que le dio por aprender a hacer máscaras, (eso sería otro post). Todo ello desfilaba en la superficie de aquella inusual mesa.

Mi pensamiento en sus alardes creativos se pinta verdaderas obras de arte, pero la realidad lo abofetea con fuerza para que agarre escarmiento, y en ese discernir, sepa reconocer lo que es un mamarracho.

Ya la mesa no me estaba gustando mucho. Desde el comienzo no me satisfizo pero yo creía que el tiempo iba a hacer algo por mí y no lo hizo, como sí lo hacía el perro impertinente, que por desnivel del piso, con sus juegos, volteaba alguna botella y me tocaba entonces recoger el arenero.

Un amigo de la casa llegó de visita un día, esos que se ganan la confianza de entrar hasta el patio, (hasta ahora este mamotreto no había sido visto por extraños). Él solo dijo: "¿Y eso?", su pregunta no obtuvo respuesta, solo vi con ojos nuevos mi insólita creación y la idea de una urna en un rincón se me hizo presente.

Cuando la visita se despidió destruí mi invento, que quedó como esas muestras de expectativa y realidad, y como un buen divertimento cada vez que a mi hija mayor se le ocurre contar la vez que su mamá diseñó una urna para decorar un espacio.


Agradecida a @marcybetancourt y @solperez por darle cabida en la comunidad a este tipo de iniciativas.


Mi contenido es original


@charjaim

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
STEEMKR.COM IS SPONSORED BY
ADVERTISEMENT
Sort Order:  trending

Jajajaja, muy bueno, lo recuerdo perfectamente porque fui yo quien te ayudo a llenar de arena las botellas, trabajo laborioso, además tenían una cinta pegada en forma de espiral como para disimular tal vez la marca del refresco.

P.d.: Pensé que contarías el de "aunque sea un pedacito"

·

Ja,ja,ja, el que yo quería contar realmente fue cuando quise volver a usar la máquina de coser de mi mamá como carrito, pero estaba más grande y gorda y me quedé trabada y no hallaba como pararme y salirme de ahí, ja,ja,ja, si hacen versión 2, contaré el que dices. Qué bueno es reír.
.

Hola, apreciada @charjaim. Jajaja. Imagino que no le has vuelto a quitar puertas al escaparate! Buena hubiera sido una foto de la urna...digo, de la mesa! Gracias por tu participación! Un abrazo.

·

También me habría gustado fotos para el reto, mas no para la burla, je,je. Eso ocurrió harán unos 25 años. Ni idea de tomar una fotografía. Saludos cordiales.

Jajaja. Uno inventa cada cosa, jajaja. @acostacazorla es un experto en la materia. Una vez talló en madera un perro que para ser el primero le quedó bastante bien, pero un día al hombre se le ocurrió echarle pintura negra en aceite y el pobre perro parecía un perro de taller mecánico, jajajaja. Con el tiempo, le tocó quitarle ese chapapote horroroso, jajaja.

·

Jajajaja, me has hecho acordar de mi primera y casi que última escultura. Quedó como el Pirulino, pero más aporreado, al comienzo la exhibía como una gran cosa, pero luego la escondí y ya no sé ni dónde habrá quedado, pero si uno no experimenta no crea y tampoco disfruta.

Hola.
ja, ja, ja, ja.
La creatividad del venezolano no tiene ni tendrá nunca fin. Me encantó tu relato.
Saludos.

·

Gracias, amiga @sandracabrera, por tu amable comentario.

JEJEJEJE
Creo que todo artista tiene experiencias como estas. El artista siempre anda innovando.
Y los hijos, ellos siempre cómplices

·

Sí, es cierto, pero a veces como que se suelta el loco, jajajaja.

¡Ay mi @charjaim! y ellos que no son echadores de broma. Imprudente ese muchacho jhajhaajahaj_. ¿Qué hiciste con la urna? ¡Que digo la mesa!

·

Ja,ja,ja, desarmé todo eso, me deshice de la puerta y del escaparate, pero no de la chavita, ja,ja,ja.