Al final del camino

지난달


image.png


La mar ensordecedora se alsa a los quejidos, la ilustre ironía de quien nunca ha sufrido. Lloran las olas y enmudece la arena, gritan y se lamentan, aguardando sin más que el destino depare en retornar la paz.

Son conscientes del desarraigo, la mentira y el dolor. Son espejismos que les devoran el corazón. Engáñanse, buscando respuesta alguna, intentando que la telaraña de tergiversaciones resuélvase por fin. Solo aguardar, no hay otro camino sobre dicho fin.

Cumbres borrascosas iluminando el paisaje desterrado, moros infinitos que limitan el contenido plausible, nada nuevo en lo que deparar. Nada nuevo en lo que confiar.

Pasos mas adelante te encuentras, marcha fría y temprana. Las playas que antes dejabas bajo tus pies, con tu veloz paso de carrera, ya no son más que el escenario del recuerdo. Una memoria dolorosa de donde supimos ser felices.

Contemplas el presente borroso, ausente. Expectante por regresar, comprendiendo que no era tu momento, luchando con el destino por lo que fue una injusta batalla no anunciada y carente de igualdad. En la ambigüedad de ambos mundos, tu presencia deslumbra. En sendos terrenos, tus pasos marcan el camino. Mi camino.

La presencia física pasó a ser un emblema del recuerdo, una mera conjetura en la que creemos. La corporeidad es un mito en el cual no caeremos. Más ahora que nunca, la veracidad se enfrenta voraz y sedienta por lo que no fue, lo que no llegó a ser.

El horizonte, una vez más, se rinde ante tus pies, con aires de benevolencia y retorcida ironia. El mundo no ha sido justo. En la infinidad del viento aún logro distinguirte, siempre presente para mí. No era tu momento de partir, ni el mio de despedirte.

La mar te reclama, exige tu presencia como un velo insaciable. Ojos mirando el horizonte opaco, sin ver. La luna llora tu partida y se lamenta con gotas de cristal, contemplamos juntas tu partida, impacientes por saber cuando acontecerá nuestro proximo encuentro. Soñando, a pesar de la penuria, con tiempos de tierra firme, risas distendidas y futuro prometedor.

Al final del camino estás.


Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
STEEMKR.COM IS SPONSORED BY
ADVERTISEMENT
Sort Order:  trending

Al final del camino estás.

Cuando cierres los ojos y te conectes con tu propia energía, sabés que está. Y la mente te puede hacer creer que se trata de un juego de tu imaginación, resultado del dolor. Pero recordá, que todos somos uno. Aunque cueste entenderlo desde la mente.

Desde que nacemos en este plano, empezamos a morir. Pero solo desaparece nuestra materia. Lo que somos realmente, energía infinita, es eterna, permanente, y compartida por todos.

·

No me canso de decirte que tenes tanta razon...
Gracias belu, de verdad!!

·
·

De nada Flor!!