Memorias 002: "Eres más de lo que piensas", por bonzopoe

2개월 전


image.png

Fuente

Hace algunos años un amigo creó un ciclo de charlas sobre diferentes temas al que invitaba a todos los que podía por Facebook. Él es una persona metida en mil cosas y con amistades de lo más diversas, así que estas reuniones acababan siendo de lo más interesantes debido a lo heterogéneo de los participantes.

En una ocasión me invitó a ser uno de los ponentes, el tema eran los comics. Pensó en mí, según me explicó al hacerme la invitación, porque recordó que yo le había platicado que en una época de mi vida con mucho tiempo libre, había afinado mis habilidades usando el Photoshop de Adobe, haciendo las versiones en español de comics difíciles de conseguir incluso en inglés, y eso le había parecido de lo más interesante.

Además de mi, invitó a un caricaturista, y a un especialista de una tienda de comics, y asistieron a la charla, entre otros, los integrantes de un par de comunidades de dibujantes y aficionados al comic de la localidad. Cuando me tocó hablar expliqué como fue mi experiencia traduciendo y haciendo la maquetación en español de los comics que tuve a mi cargo, como parte de un colectivo dedicado a este fin.

image.png
Fuente

Y al final me sorprendió que muchos jóvenes dibujantes luego se acercaran a agradecerme por el trabajo que había hecho por años, e incluso más de uno de ellos había leído alguno de mis trabajos sin saberlo. Lo curioso es que algo que yo hice como un hobby, fuera motivo de un reconocimiento y respeto por parte de ellos, que yo consideraba exagerado, e incluso inmerecido, pero para ellos no era así.

La verdad es que no fui consciente del impacto de ese hobby hasta ese momento, en que hubo quienes me dijeron que si no fuera por mi trabajo de traductor y maquetador nunca habrían podido leer algunas sagas que incluso habían sido una influencia para ellos. Aún hoy no creo que lo que hice fuera para tanto, pero al parecer tuvo más impacto de lo que yo hubiera imaginado.

Cosas como esta me han pasado varias veces a lo largo de mi vida. Personas te dan un reconocimiento que no te esperas, y eso te sorprende y te hace revalorar tu trabajo, y a veces hasta tu propia vida.

image.png
Fuente

El orgullo con que ex-alumnos, que ahora son padres, me presentan a su familia cuando por casualidad coincidimos en algún sitio público, o el agradecimiento tan honesto que a veces te dan los padres de alumnos en sus fiestas de graduación, son algo a lo que creo que nunca me voy a acostumbrar.

En otra ocasión, en un diplomado en docencia, se hizo una dinámica en la que se formaron círculos compuestos por ocho personas, y por turnos íbamos dando la lectura que teníamos de los demás integrantes. Cuando tocó que los demás se expresaran, uno por uno de mí, no pude evitar sentir que hablaban de otra persona, por todas las cosas positivas que dijeron de mi, y el valor que le daban a ciertas características mías que, si bien eran ciertas, para mi no ameritaban tantos elogios.

Hubo tantas coincidencias en las opiniones del grupo, que tengo que reconocer que fue revelador para mí descubrir la manera en que miran los otros, o al menos esos otros. Cuando tengo baches anímicos, o me descubro siendo muy duro conmigo mismo, trato de recordar esas ocasiones en que otras personas me han hecho ver cosas buenas de mí, de las que no era consciente, y eso me permite relajarme un poco, y tomar las cosas con calma.

image.png
Fuente

Si bien es cierto que también debe haber muchas cosas negativas en nosotros de las que no somos conscientes, por lo general son las cosas buenas las que más pasamos por alto, o menospreciamos de nosotros mismos.

Y desde que este tipo de cosas empezaron a pasarme, trato de no olvidar que nuestra percepción de nosotros mismos, si bien es importante, ya que guía muchas de nuestras decisiones, si es que no todas, es sumamente subjetiva, y en ese sentido imperfecta, y trato de completarla con la apreciación que otros tienen, o han tenido de mí.

Esta estrategia me ha funcionado siempre, y cada vez que tengo uno de esos bajones anímicos en que no doy un centavo por mí mismo, la aplico para recordarme que soy mucho más de lo que creo, y que si bien siempre debo ser autocrítico, a veces debo ser menos duro conmigo mismo.

Así que si estas pasando por un momento difícil, de esos que son más frecuentes que de costumbre gracias al Covid-19, recuerda que eres más de lo crees, aunque no siempre te des cuenta, y que las cosas no son para siempre, y aunque lo fueran, lo último que tenemos somos nosotros mismos, y tenemos que querernos bien, con todas nuestras imperfecciones y nuestra virtudes, hasta esas que suelen ver más los otros que nosotros mismos.


©bonzopoe, 2021.


imagen.png

Si llegaste hasta acá muchas gracias por leer este publicación y dedicarme un momento de tu tiempo. Hasta la próxima y recuerda que se vale dejar comentarios.


imagen.png

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
STEEMKR.COM IS SPONSORED BY
ADVERTISEMENT