¡A jugar, Venezuela!

3개월 전

Apostar a las carreras de caballos fue una de las actividades favoritas de los venezolanos que, según los estudiosos del tema, comenzó su auge a partir de los años cuarenta del pasado siglo, aunque es un hecho que desde mucho antes de estas fechas, ya se practicaban en el país las competencias entre estos nobles animales. Tal como dijimos en nuestro post anterior, se trataba de una costumbre casi exclusiva del género masculino, que se dedicaba concienzudamente a estudiar, a través de las publicaciones relativas al mundo hípico, cada ejemplar equino que participara en las tandas de carreras; estas se celebraban generalmente los fines de semana: viernes, sábado y domingo, y eran transmitidas, sin falta, a través de la radio y la televisión. Todavía hasta finales de los años setenta, se decía que era bien difícil encontrar a un venezolano que nunca hubiese sellado un cuadro de caballo -la forma más popular de participar en este juego- y algunos humoristas comentaban que la empresa de juguetes encargada de fabricar la famosa muñeca Barbie, ya tenía diseñado para ella el Ken ideal con el que la venderían en Venezuela: se trataba de un prototipo de su apuesto compañero, ataviado con una gorra del Magallanes, una franelilla, un bluyín desteñido, unas cholas, un vaso en la mano y en el bolsillo de atrás del pantalón, sobresalía la Gaceta Hípica, la revista emblemática de los aficionados a estas competencias. Sin embargo, la fiebre del hipismo comenzó a declinar durante los años ochenta, pero esto no se debía, de ninguna manera, a que los venezolanos habían perdido el interés por los juegos de azar, sino porque la pasión por este tipo de apuestas se había diversificado y ahora no se trataba de una práctica casi exclusiva de los hombres, todo el mundo parecía poseído por un espíritu lúdico que los inducía a comprar todo aquello que prometiera proporcionarle unos buenos reales sin mucho esfuerzo.

En efecto, no se sabe si fue porque el emblemático viernes negro, según las consideraciones de los economistas, nos enseñaba una realidad nada prometedora que casi la totalidad de nuestros paisanos se volcaron hacia cuanto juego de azar promocionaban los medios de comunicación, además de los que se inventaban, por su cuenta, en cada calle, en cada barrio, en cada pueblo de nuestra geografía. Había alrededor de cinco compañías de loterías, con influencia en la totalidad del territorio nacional, que se las ingeniaban para ofrecer todo el tiempo una modalidad diferente de vivir apostando. Algunos de esos nombres han quedado en la memoria, tales como el Loto, el Kino, Chance, El Gordo, La Vieja, El Pote Millonario… Además cada día de la semana había varios sorteos de triples y terminales, los cuales se convirtieron en la modalidad preferida del público en general; por esta razón, los números se fueron una presencia constante en cada una de las actividades de los venezolanos, quienes asociaban hasta las circunstancias más insignificantes con los secretos que las cifras les revelaban.

En esos tiempos daba la impresión de que no se hablaba de otra cosa, sino triples y terminales. Para cualquier episodio que ocurriera en la región de los sueños había su cifra correspondiente, con sus respectivas variaciones, por supuesto. Si tú decías, por ejemplo, que soñaste con una persona muerta, el experto en predicciones te preguntaba si el muerto nada más estaba muerto o si el muerto te hablaba pero tú sabías que estaba muerto… porque no era lo mismo, había un número asignado para ambos casos; por otro lado, si el muerto del sueño caminaba, se reía de ti o en tu sueño el difunto también soñaba que él no estaba muerto, entonces, como tu sueño era muy enredado era candidato seguro para pegar un triple, que pagaba mucho más que el terminal. Aquello era increíble, y esto mismo ocurría para las trivialidades más insignificantes que sucediesen en ese universo onírico. Debido al empeño por apropiarse de algún dato seguro para jugar, la gente se acostaba a dormir sin comer porque algunos decían que era una fórmula infalible para soñar con los dígitos ganadores.

Pero los fanáticos de los juegos de azar, no solo se basaban en los sueños, por supuesto. Cada eventualidad acaecida a su alrededor era una oportunidad que les podía proporcionar el anhelado terminal o triple ganador. Dentro de este incesante trajinar, si miraban a una persona llena de erupciones, en el cuerpo, en seguida obtenían los números que podían salir en la lotería; trazaban mentalmente, o con el dedo, los caracteres que, según su punto de vista, estaban dibujadas en las rosetas del cuerpo enfermo y salían corriendo a jugar. Así mismo, encontraban datos en los individuos que tenían muchas cicatrices en su anatomía o en aquellos que sufrían de vitiligo. Era tanto el empecinamiento por encontrar datos para apostar que hubo una vez que el loco de mi pueblo salió completamente desnudo, muy tranquilo, caminando por la calle principal y todos los familiares del pobre demente salieron a intentar llevarlo de nuevo a su casa y a cubrirlo con algo de ropa, porque les daba vergüenza que se exhibiera así ante la gente; pero se frenaron en seco cuando una joven y reconocida jugadora gritaba desesperada: “No, déjenlo así un momento, no le pongan nada, que le acabo de ver un dos por ahí por la verija, vamos a buscarle el triple completo..." Como todas las cosas de este mundo, el auge de estos juegos también fue declinando hasta llegar a su mínima expresión, sin embargo, es un hecho que el venezolano nunca ha dejado de apostar.

image.png

Imagen 1
Imagen 2
Imagen 3
Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
STEEMKR.COM IS SPONSORED BY
ADVERTISEMENT
Sort Order:  trending

Hola @cruzamilcar63, Excelente publicación amigo, me hizo recordar cuando mi abuelo con 82 años de edad me decía "toma el meridiano y dime en esta figura que numero le vez a panchita" no bastaba con eso debia correr a un kiosco hacerle la jugada y esperar hay mismo el resultado. je je je
De igual forma con los animalitos me decía hija que animalito te justa, mas vale que no le contestara tenia que ir rápido hacerle la jugada.
Saludos amigo. Gracias por hacerme recordar a mi abuelito ya fallecido.

·

Sí, amiga, recordé también todas esas cosas; todos fuimos testigos de esas y muchas cosas más que parecieran mentiras, pero son reales . Gracias por leer y detenerse a comentar.

Hola @cruzamilcar63, excelente trabajo amigo buena redacción. Saludos y éxitos

·

Gracias, amigo @arnoldog25, me alegra de que le haya gustado y, además, se tome unos segundos para decirlo.

Gracias por ser parte de la Comunidad Oficial Steem Venezuela, tu publicación ha sido recompensada por La cuenta Comunitaria @hive-193637 de la Comunidad Oficial Steem Venezuela.

Esperamos tu aporte al crecimiento de La comunidad haz tu delegación a nuestra Cuenta comunitaria Steem Venezuela, haz Clic a los siguientes enlaces:

50 SP 100 SP 250 SP 500 SP 1000 SP
2500 SP



UNIDOS SOMOS MÁS FUERTES!

venezuela blog.jpg