El puente de la incetidumbre: microcuento 🌉

6개월 전

Buen día gente de la comunidad de Steem Venezuela, espero que estén bien. Hoy les traigo un microcuento (una historia corta sin pricipio ni final) que escribí sobre la esperanza y la reflexión, espero que les guste.

Fuente

El chico camina solo por el puente, rodeado de una espesa niebla que no le permite ver el inicio o el final. Inmerso en sus pensamientos, no se preocupa cuándo acabará el camino y llegará a su fin aquella travesía con ilusión interminable, si es que hay un fin, o solo será otro comienzo de una batalla perdida, de esperanzas marchitas o recopilaciones de rendición.

Entonces, magullado, con la ropa hecha añicos y la mirada de un triste vagabundo que ha visto demasiadas injusticias, se detiene para afrontarse así mismo en el intento de un desesperado consuelo.

—¿Por qué debo seguir caminando? No he hecho más que sufrir hasta ahora, no he logrado lo que quería o salvado a quienes me necesitaban, no he encontrado las agallas para quitarme la vida, pues creo que tampoco encontraré paz en la muerte. Pero, si eso es cierto, ¿hacia dónde voy? Y con qué objetivo…

De pronto una voz resuena desde su interior, tan real como la vida misma, tan clara como la luz del día que calienta las mejillas de los infantes, serena y diligente responde. »Porque nadie más que tú puede vivir tu vida, porque nadie puede salvarte de tus propios problemas, porque si hay un futuro en el que puedes sonreír libremente no lo vas a alcanzar sentado y arrepintiéndote de las cosas que no puedes cambiar.

—Si tan solo fuera tan sencillo, no sé cuándo se complicó tanto mi vida, ni siquiera sé si el camino que estoy tomando es el correcto ¿Acaso hay una respuesta verdadera? No quiero morir, pero…

»No quieres morir, pero tampoco sabes cómo vivir ¡Que dilema! Si sigues preocupándote por saber si lo que haces está bien o mal, jamás vivirás disfrutando tus logros; las dudas son necesarias, pero, como el vino, en dosis muy altas embriagarán tu destino. Destino, que palabra tan maravillosa, y a la vez tan compleja, ¿será que tendrás un final que tenga significado? Que haya valido la pena luego de tanta desdicha.

—¡Sí! Exacto, eso quiero saber, porque yo puedo seguir luchando, pero solo si al final de todo, mi lucha habrá valido de algo.

»¡Necio! Si sigues creyendo que cada acción deberá ser una victoria para alcanzar la gloria, vivirás más allá de tus ojos y te perderás en aquel horizonte entre posibles y probables. Pero, si vives en el pasado tratando de no repetir los errores que cometiste, sin perdonarte a ti mismo, te encerrarás en un ciclo de dolor, no darás un paso sin que los recuerdos te pesen como un ancla y te impidan tomar decisiones ¡Vive aquí y ahora! Disfruta de las pequeñas victorias y vive seguro de tus acciones loables, sin importar a donde te llevarán.

—Antes tenía por quién luchar…

»Si, la perdiste, se la llevaron, sea cual fuese su destino, ya no está contigo. Aun así, debes seguir con el corazón tranquilo al saber que alguien lo dio todo por ti, sea por un instante fugaz o por una caravana de alegrías que duraron un milenio de sueños. Ahora estás aquí, dispuesto a recuperarla o siguiendo tus decisiones en paz hasta la llegada de otro jardín, donde la esperanza crezca en colores brillantes a la luz del día. No obstante, eso no ha de preocuparte ahora, porque con o sin cariño aparente, vas a seguir peleando por ti hasta el último día.

Entonces en el final del puente, entre la niebla, se escucha el grito de una joven pidiendo ayuda, gritando con sus últimas fuerzas, ahogando su gemido entre el dolor y la esperanza de ser escuchada.

—Sí… lo recuerdo, por eso estoy aquí. Ellos me la quitaron, se llevaron a mi amada esperanza, mis miedos escaparon con ella y me obligaron a vivir entre dudas y arrepentimientos.

»Pero no hay tiempo para la amargura, ella depende de ti, debes alcanzarla, que vuelva a guiar tu camino, aunque estés triste y encerrado entre la incertidumbre de hoy, mañana recuperarás tus fuerzas para seguir avanzando hasta que alcances a tu amada esperanza.

La niebla se despeja y un bosque otoñal se muestra alrededor, el puente ya tiene un fin y luego de eso un camino sigue adentrándose en el futuro. El chico toma su rifle, lo monta en su hombro y corre con todas sus fuerzas, cargando con el peso de sus actos, buenos y malos, pero con la seguridad de actuar mejor, para así tener la certeza que encontrará, algún día, la preciada esperanza.

image.pngFuente

Nota: la moraleja de este microcuento es que, aunque a veces nos encontremos en momentos grises de incertidumbre en nuestra vida, debemos seguir adelante con la esperanza de encontrar un futuro mejor.

Espero que les haya gustado el microcuento, nos veremos en otro lunes de #sv-escritura.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
STEEMKR.COM IS SPONSORED BY
ADVERTISEMENT
Sort Order:  trending

Gracias por ser parte de la Comunidad Oficial Steem Venezuela, tu publicación ha sido recompensada por La cuenta Comunitaria @hive-193637 de la Comunidad Oficial Steem Venezuela.

Esperamos tu aporte al crecimiento de La comunidad haz tu delegación a nuestra Cuenta comunitaria Steem Venezuela, haz Clic a los siguientes enlaces:

50 SP 100 SP 250 SP 500 SP 1000 SP 2500 SP


venezuela blog.jpg