Sobre "Cuentos orientales" de Marguerite Yourcenar

작년

Este libro de la conocida escritora francesa recrea algunas fábulas e historias orientales, tales como los tres cuentos que más me gustaron del libro, "Cómo se salvó Wang Fo", "Kali decapitada" y "El último amor del príncipe Genji".

Ya antes me había fascinado su recreación de la vida del emperador romano Adriano, en el magistral e imprescindible "Memorias de Adriano", pero estos cuentos, por su parte, poseen una crudeza y a la vez una magia y una sutileza impactantes.

Como les dije antes, no todos los relatos me gustaron igual, pero los que me gustaron realmente me maravillaron. Hay en estos cuentos violencia, magia, poesía, y una mirada del oriente repleta de sugerencias y fantasía.

"Cómo se salvó Wang Fo" trata sobre un pintor que consigue escapar literalmente por medio de su arte de una condena de muerte.

Me gustó mucho esa pasión que mueve la vida del pintor, y que le da sentido pleno y absoluto a sus días, por lo que todo lo demás es secundario y así lo entiende también su discípulo.

Lo condena un cruel emperador que se considera engañado por el pintor, porque pasó su niñez creyendo conocer su imperio y el mundo a través de sus cuadros y cuando al fin pudo salir al mundo exterior, sufrió una gran decepción:

" A los dieciséis años, vi abrirse las puertas que me separaban del mundo: subí a la terraza del palacio a mirar las nubes, pero eran menos hermosas que las de tus crepúsculos.

Pedí mi litera: sacudido por los caminos, cuyo barro y piedras yo no había previsto, recorrí las provincias del Imperio sin hallar tus jardines llenos de mujeres parecidas a luciérnagas, aquellas mujeres que tú pintabas y cuyo cuerpo es como un jardín.

Los guijarros de las orillas me asquearon de los océanos; la sangre de los ajusticiados es menos roja que la granada que se ve en tus cuadros; los parásitos que hay en los pueblos me impiden ver la belleza de los arrozales; la carne de las mujeres vivas me repugna tanto como la carne muerta que cuelga de los ganchos en las carnicerías, y la risa soez de mis
soldados me da náuseas.

Me has mentido, Wang-Fô, viejo impostor: el mundo no es más que un amasijo de manchas confusas, lanzadas al vacío por un pintor insensato, borradas sin cesar por nuestras lágrimas.

El reino de Han no es el más hermoso de los reinos y yo no soy el Emperador. El único imperio sobre el que vale la pena reinar es aquel donde tú penetras, viejo Wang-Fô, por el camino de las Mil Curvas y de los Diez Mil Colores." (12-13)

Me sedujo por completo este instante en el que emperador defraudado contrasta su visión del mundo real con la expresada por medio del arte de Wang Fo.

Aunque esta claro que el arte no expresa al mundo totalmente, siempre es un mundo nuevo, tamizado por los ojos del artista, que lo regresa como objeto nuevo y distinto a la realidad, casi siempre como artefacto enriquecido y recreado.

En el caso del relato "Kali decapitada" se narra la vida de una diosa que fue decapitada por otros dioses que le tenían envidia y que después arrepentidos, deciden volver a juntar su cabeza con su cuerpo, pero es equivocan y unen su cabeza al cuerpo de una prostituta, así que Kali empieza a vagar acostándose con hombres de todo tipo. Al final del relato se encuentra a un sabio con el que sostiene el siguiente diálogo:

" El Maestro de la gran compasión levantó la mano para bendecir a la
que pasaba.

-Mi cabeza muy pura fue soldada a la infamia -dijo ella-. Quiero y
no quiero; sufro y, no obstante, gozo; me da horror vivir y miedo
morir.

-Todos estamos incompletos -dijo el Sabio-. Todos nos hallamos
divididos y somos fragmentos, sombras, fantasmas sin consistencia.
Todos creemos llorar y gozar desde hace siglos.

-Yo fui diosa en el cielo de Indra -dijo la cortesana.

-Y tampoco estabas libre del encadenamiento de las cosas, y tu
cuerpo de diamante no estaba más resguardado de la desgracia que
tu cuerpo de barro y carne. Tal vez, mujer sin ventura, al errar
deshonrada por los caminos te hallas más cerca de acceder a lo que
no tiene forma.

-Estoy cansada -gimió la diosa.

Entonces tocando las trenzas negras y manchadas de ceniza con la
punta de los dedos, dijo el Sabio:

-El deseo te enseñó la inanidad del deseo; el arrepentimiento te
enseña la inutilidad de arrepentirte. Ten paciencia, ¡oh, Error!, del
que todos formamos parte... ¡Oh, Imperfecta!, en quien la
perfección toma conciencia de sí misma, ¡oh Furor!, que no eres
necesariamente inmortal... ( 104-105)

Es un sabio y crudo relato, en el que se contrastan sentimientos humanos conocidos por todos, como la inconformidad, la imperfección, o la inutilidad del arrepentimiento. Somos cada uno de nuestros actos, desde los más viles hasta los más desinteresados y todos nos constituyen y nos hacen ser quienes somos, con nuestros defectos y virtudes.

Por último, de "El último amor del principe Genji" sólo les dejo el comienzo, como el abreboca de este hermoso cuento en el que la autora quiso completar una historia japonesa del siglo XI, el "Genji monogatari" de Murasaki Shikibu, en el que se narra la historia de este bello príncipe pero en el que, nos dice Yourcenar, se omite el episodio de su muerte, así que ella decide escribirlo, imaginarlo, soñarlo. El cuento comienza así:

"Cuando Genghi el Resplandeciente, el mayor seductor que jamás se vio en Asia, cumplió los cincuenta años, se dio cuenta de que era forzoso empezar a morir. " (47)

Les dejo una imagen que tomé de un calendario de Gustav Klimt, de un cuadro titulado Judith y la cabeza de Holofernes, es un detalle en realidad del cuadro, en el que a mi modo de ver, se sintetiza lo que para nosotros es el oriente: un mundo de mujeres sensuales, de brillo y de una imaginaría profusa y sugerente. Una imagen que bien podría estar sacada de las Mil y una noches.

Klimt (2).jpg

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
STEEMKR.COM IS SPONSORED BY
ADVERTISEMENT
Sort Order:  trending

La magia de Oriente, siempre presente en su increíble y hermosa mitología. ¿Por qué será que los grandes literatos, los grandes hermeneutas de Occidente, siempre acuden allí en busca de inspiración?. Excelente post, amigo @doctorlibro. Un abrazo

·

Me alegra que te gustara amigo juancar, sí, oriente es todo un polo de inspiración para pensadores y artistas, es un mundo en muchos aspectos de una diferencia enriquecedora, abrazos.

Muy interesante, no los he leído y mientras leí tu escrito me lo imaginé, creo que llamo más mí interés es el de Kali decapitada, se puede tomar como camino de autoconocimiento y autoaceptación, sobre todo para las mujeres. Gracias por compartir

·

Hola, ese cuento es sorprendente, y presenta contrastes muy violentos, como el de la pureza inicial de la diosa y su corrupción posterior, pero el final viene como a limar los opuestos que conviven en el personaje de Kali, inspirado en la diosa hindú, y nos deja una enseñanza hermosa sobre la aceptación de lo que somos, con lo que tenemos de elevado o terrestre, a la final todos somos una mezcla de todo, y siempre nos falta algo, siempre necesitamos algo que nos completaría, saludos.