Sobre El mundo y sus demonios, de Carl Sagan, capítulo 1.

작년

Publicado por primera vez en 1995, y por Editorial Planeta en español en el 2000, este gran libro del reconocido divulgador científico norteamericano me ha sorprendido en muchos sentidos.

Carl Sagan (2).jpg

En primer lugar me ha gustado ese enfoque tan amoroso respecto a la ciencia y su defensa encarnizada contra lo que considera sus enemigos: la ignorancia, la superstición, la seudociencia, etc.

Ya en la dedicatoria se deja ver esa perspectiva profundamente humana que impregna sus libros, y también notoria en su conocido programa televisivo Cosmos.

Sagan 1.jpg

Le dedica a su nieto el libro junto al deseo de que pueda habitar un mundo "libre de demonios" que vienen a representar todas estas supersticiones que desde siempre han estado en nuestro planeta, pero que ahora conviven junto a extraordinarios avances científicos, y por eso la "luz" se entiende como la claridad que nos ofrece la ciencia.

Sagan 2.jpg

Es hermoso como recuerda a sus padres, quienes a pesar de no ser científicos, supieron alentar y respetar en él esta inclinación. Me encantó ese respeto y amor de sus padres respecto a su vocación y ambiciones de estudio.

Sin embargo, entristece constatar como la escuela primaria y secundaria muchas veces coarta en vez de estimular esta curiosidad primera.

Sagan 3.jpg

No obstante, ya en sus estudios universitarios esto va a cambiar, y consigue respuestas a sus inquietudes estudiantiles, recibe sustento para esta sed hasta ese momento no saciada.

Sagan 4.jpg

Y ese gran programa de estudios de la Universidad de Chicago en los años 50 del siglo XX me interesó porque como señala Sagan, incluye la ciencia como una parte más del conocimiento humano, tan relevante como el arte u otros saberes que nos completan como personas integrales y no fragmentadas, que es como parece que interesa que nos formemos ahora, conocedores de una sola cosa y profundamente ignorantes de otros conocimientos valiosos y necesarios.

Sagan 5.jpg

Me gustó mucho esa valoración de sus profesores, que eran capaces de enseñar, de transmitir conocimientos pero también de inspirar, que es alentar nuestras más profundas inquietudes para que encuentren su cauce en el curso de cada una de nuestras vidas.

Sagan 6.jpg

Una cita de Einstein que coloca en este primer capítulo del libro aclara lo poco que realmente sabemos de lo que nos rodea, por medio del conocimiento científico y sin embargo, a la vez, como eso todavía limitado y parcial es de tanta importancia para nuestra vida cotidiana.

Sagan 7.jpg

Me resultaron particularmente terribles esos datos que proporciona sobre la ignorancia científica de los norteamericanos, es desalentador que para tantos jóvenes la ciencia sea una pasión no correspondida por los sistemas educativos, porque significa que muchos jóvenes como él mismo deben cada día luchar contra el sistema para hacerse científicos, si es lo que realmente desean.

Sagan 8.jpg

Es también desalentador constatar que esta lucha se desarrolla en los espacios de la política y el poder, donde se verifica que los dirigentes tienen una pobre o nula formación científica y que además la asesoría que reciben sobre estos asuntos estaba en esos días amenazada, como una evidencia más de la poca importancia que se le da a la ciencia en los destinos de naciones como USA.

Sagan 9.jpg

Al defender saberes como la ciencia médica, Sagan ofrece datos valiosos sobre cómo en la época premoderna ni siquiera las personas más acaudaladas podían recibir una atención médica que ayudara a preservar la vida, lo que nos da una idea de cómo sería en el caso de la mayoría, que eran pobres.

Sagan 10.jpg

Otra idea interesante que expresa este paladín de la ciencia es que mucho pensamiento no científico se soporta sobre consignas como que podemos lograr lo que queramos con sólo desearlo. Y Sagan refuta que el mundo funcione gracias a la magia o a deseos que tal vez realmente no están al alcance de nuestras manos, si no trabajamos para conseguirlos.

Me va gustando mucho este libro, aunque me parece que el escritor pasa mucho tiempo refutando infundios, supersticiones, combatiendo frutos de la ignorancia, aunque puedo imaginar que debía en cierta forma desesperarlo ver como iban ganando espacio en el pensamiento del común de los mortales, ideas erradas producto de una escasa formación científica básica, general.

Más adelante les iré ahondando más en este interesante y valiente libro. La foto que les coloco al comienzo la tomé de la portada del ejemplar digital que estoy leyendo.

Todas las citas son del libro El mundo y sus demonios. Carl Sagan, Editorial Planeta, Barcelona, 2000.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
STEEMKR.COM IS SPONSORED BY
ADVERTISEMENT
Sort Order:  trending

En realidad, aunque siempre he respetado la extraordinaria labor de Sagan, creo que su agnosticismo frente a ciertos aspectos de la hermenéutica, son bastante desacertados, porque muchas de las cuestiones a las que él se refiere tan despectivamente, forman parte de una cosmogonía que intentaba también explicar el mundo, la vida y sus misterios, a través de la metáfora, la poética y sobre todo algo tan serio, como demostró C.G. Jung, como son los arquetipos. Pero aún así, repito, siempre he sentido un gran respecto por este hombre. Un abrazo

·

¡Hola, @juancar347!

Sé que ha pasado bastante desde que hiciste el comentario, amigo. Estoy de acuerdo en que el lenguaje simbólico y metafórico de la religión y otras interpretaciones arquetípicas son parte de nuestra naturaleza humana.

Tal como dices, Carl Jung dio argumentos sólidos en sus libros para demostrarlo. Particularmente, me encanta el tema del inconsciente.

Sin embargo, salgo en defensa de Sagan porque creo que no estaba negando estas cosa, sino, mas bien, combatiendo las ideologías circulares que evitan que quién las comparta caiga en cuenta de lo peligrosas que pueden llegar a ser (por ejemplo, las ideas de Hitler). Y que a veces, nos impiden tener una mente abierta, flexible y lista para maravillarse.

Saludos.

·

Hola Juancar, coincido contigo en que Sagan mete en un mismo saco cuestiones muy disímiles, como la religión y los ovnis, por ejemplo, pero me quedo con sus ideas sobre la ciencia, que es sobre lo que él realmente sabe, y sobre todo lo disfruto porque es un apasionado de la ciencia, y eso me seduce particularmente, abrazos.

Uno de mis libros favoritos. De mis autores preferidos. Carl Sagan es un maestro de la divulgación científica.



Ciertamente, los humanos nos hemos dejado invadir por las seductoras ideas supersticiosas, que, si bien tienen respuestas sencillas y, a veces, hasta satisfactorias, son falaces, están minadas de baches.


Sagan hace sus libros amenos porque los acompaña de anécdotas. Para él, descubrir el universo y su funcionamiento es una aventura. Y nos invita a formar parte.