Gritos De Libertad | Cuarta Parte

작년

Gritos De Libertad


city-1651993_640.jpg

Foto de Pixabay

Una vez desplegado todo el armamento y demás provisiones, observarlas parecía mentira, había municiones para luchar una guerra entera, medicinas para cinco veces la cantidad de hombres que teníamos y comida para más de un mes; todo esto sumado a más hombres entrenados de los que había tenido bajo mi mando nunca, y todos dispuestos a morir por la causa; entre ellos, mi tío, el Coronel Escobar.

Era algo hermoso, ver al fin una pequeña luz entre tanta penumbra, pero no era momento de relajarse, mucho menos de celebrar, estábamos en una guerra y en cualquier momento se podría acercar otro ataque...

Se acerca el coronel a mi lugar y me toma de los hombros.

—Descansa Francisco, es hora de acabar con esto, te mostraré como se gana una guerra. —Dice el Coronel.

—No puedo descansar, mis hombres cuentan conmigo, estos civiles cuentan conmigo... No puedo descansar. —Contesté.

—Creo que no lo has entendido, no fue una sugerencia, fue una orden. Estás herido, agotado, llevas mucho tiempo sin dormir y tus hombres igual, vayan todos a descansar y cuando estén listos, vuelvan acá; si tenemos suerte, ya todo habría acabado para entonces. —Contesta.

Así mismo ordené a mi escuadrón descansar y comer, necesitábamos recuperar fuerzas, y en estas condiciones, solamente seríamos un estorbo. Antes de comer fui con el equipo médico para que revisaran mi herida, la cual se había abierto nuevamente y dolía cada vez más. Esta vez si dejé que me curasen de forma apropiada, después de todo, la escasez había acabado.

—Que bien luce Capitán, ese agujero en su brazo lo hace ver más rudo, será un éxito con las chicas cuando salgamos de aquí.

Era Ramírez.

—No tanto como ese de tu pecho, sin duda será una gran historia que contar al volver a casa. —Le contesto en tono de broma.

—Capitán, ¿en serio cree que saldremos vivos de aquí? —Me pregunta un poco más serio.

—No lo sé Ramírez, pero la derrota no está entre mis planes, ahora duerme, te necesito en el frente lo antes posible. —Le ordené mientras terminaban de limpiar mi herida, no sin antes der de reojo una fotografía que se encontraba en su billetera abierta de un bebé, una mujer y él. —¿Es tu familia? —Pregunté.

—Son mi mujer y mi hijo capitán, mírelo, se llama Ricardo, tiene solamente un año. —Me dice, sentimental.

—¿Lo extrañas? —Pregunté.

—Demasiado, tengo pensado que al cumplir mi tiempo de retiro voluntario pueda ir a casa y finalmente estar con él, que ya para ese entonces estará entrando a la primaria. —Me dice con sus ojos llenos de lágrimas. —Capitán, si algo me pasa, júreme que mi hijo sabrá que no fui un traidor.

—Ramírez, si algo te pasa, y yo sigo con vida, te juro que tu hijo sabrá el gran hombre que tuvo como padre, ahora descansa. —Me despedí y me marché a comer.

Al llegar a donde se encontraban mis soldados comiendo pude ver la cara de descanso que estos tenían, al fin recibiendo alimentos y pudiendo relajarse por unos breves instantes. Se sentía bien, pero a la vez me recordaba a los breves instantes de paz antes de la tragedia.

Comí y fui a descansar con mi escuadrón para estar apto para el combate.

Mientras tanto, muy lejos del campo de batalla se encuentra el marionetista hablando por teléfono con una de sus marionetas, controlando los hilos a la distancia desde un lugar donde no podría jamás ser tocado.

—¿Por qué esos hombres siguen vivos? —Pregunta el marionetista.

—Son soldados de elite señor, no son fáciles de acabar. —Responde la fiel marioneta.

—Son menos de quince soldados, ¿como puedes decirme que no pueden contra quince soldados? ¡Acaben con ellos de una vez por todas! —Ordena el marionetista.

—Señor... Tienen refuerzos, hace unos momentos llegó el Coronel Escobar con varios vehículos blindados llenos de hombres. —Dice la marioneta.

—¿El Coronel Escobar dices? Envíen ataques más grandes, no les dejen descansar, hagan que se agoten poco a poco hasta que no puedan seguir batallando. —Ordena el marionetista.

—Pero señor, muchos de nuestros soldados morirán si hacemos eso... —Contesta la marioneta.

—Y si no lo hacen, morirás tú. —Advierte el marionetista. —Por cierto, ¿como está tu pequeña hija Sofía? Siete años tiene, ¿Cierto? Uno de mis hombres la vio hoy saliendo de su escuela, es muy linda, sería una lástima que algo le ocurriese. —Amenaza el marionetista a su marioneta.

—Ella no tiene nada que ver con esto. —Responde.

—Pero tú si, mi pequeña marioneta, tú si, y de ti depende que tu linda niña vuelva a casa a salvo como todos los días. —Dice el marionetista y corta la llamada.

—¿Que ha pasado ahí dentro? —Dice el marionetista a otra de sus marionetas.

—Están descansando los hombres del Capitán Escobar señor, él está herido. —Contesta alguien desde dentro del edificio.

—Te llamaré luego, necesitaré más información después.

—Señor, ¿como está mi familia? —Pregunta.

—Por ahora están bien, de ti depende si los vuelves a ver con vida, o dentro de un ataúd. —Responde amenazante el marionetista y corta la llamada.

El marionetista toma su teléfono una vez más y hace una llamada.

—Acaba con él, ya no lo necesitamos, alguien más hará el trabajo. —Ordena.

Nuevamente dentro del edificio un cuchillo corta el cuello del soldado Reyes, quien segundos atrás había terminado una conversación telefónica.

—Listo señor, ¿quiere que esconda el cuerpo? —Contesta la marioneta desde dentro del edificio.

—No, deja que lo vean, así sabrán con quien están jugando. —Contesta el marionetista.

Se acercan más enemigos al edificio y comienza la primera oleada para el Coronel Escobar.

1551245939962.png

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
STEEMKR.COM IS SPONSORED BY
ADVERTISEMENT
Sort Order:  trending

Congratulations @draconel! You have completed the following achievement on the Steem blockchain and have been rewarded with new badge(s) :

You got more than 50 replies. Your next target is to reach 100 replies.

You can view your badges on your Steem Board and compare to others on the Steem Ranking
If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

You can upvote this notification to help all Steem users. Learn how here!

This post has been resteemed by @original.content.

Follow me to keep up-to-date with posts tagged #oc and the author on ocdb's follow list.

If you don't like this message, please reply STOP and I'll cease notifying you ASAP.


Powered by witness untersatz!

Have a nice day, @draconel.

Your post was selected to win some extra TLNT tokens, powered by The Talent Club.

That means you got talent!

Enjoy it!