LA CACICA GAITANA

4년 전

Una historia de la vida real en plena época de la conquista de nuestra América, Colombia - Huila -Timaná


Fuente

En mis más nebulosos sueños he creído estar invadido de hechizo y sortilegio, he paseado por valles centellados que antes fueron bruma y que quizá he convertido en fogosos imaginarios para alimentar más esta alma de cuentero, de fabulas y tardes canelas.

El amor corría como loco, se caía en cada paraje, sufría delirios e intentaba desertar, me distraía cabalgando en un alcatraz feroz, esa ave me acompañó por parajes inhóspitos, era un ave frívola y revoltosa como aquel río al cual debo su nombre.

Corría el año 1541 y aunque poco me interesaba por escuchar las historias ufanas y descabelladas de los marineros, me sorprendió una que alguien contaba como sintiéndose en tablas, con un manejo vulgar del castellano, hipérboles por doquier. Hombre aquel recién llegado del llamado nuevo mundo, el cual supuestamente había descubierto un tal Cristóbal Colon en 1492.

Los marinos de Cádiz lo rodeaban, las cortesanas atónitas no pestañeaban mientras se contaba tal suceso, era tanto el silencio que la acústica de aquel recinto se desplegaba en ondas someras paseando cada palabra por las mente de los allí asistentes:

“Pájaros extraños llenos de colores, cantos exóticos, animales rastreros con pieles, hocicos y ojos lustrosos, seres de leyenda, míticos y magos, mujeres desnudas con cuerpos eróticos y pelajes hermosos inundados de piojos, metales cuantiosos, mucho oro… en sus narices, en su pecho, en sus armaduras. Hay lagunas repletas de este preciado metal, tierras toscas igual a ellos, resbaladizos caminos, interminable vegetación, bosques que solfean cuando la noche los protege, arboles repletos de frutos exquisitos y dentro de todo esto El Yuma, un río que atravesaría hasta tres veces España, sus aguas alcanzarían para lavar toda la sangre que hasta ahora ha derramado el hombre con sus guerras.

Por allí navegamos con él gran capitán Pedro De Añasco. La misión era crear un asentamiento en la región donde nace el Yuma, lugar poblado por los más temibles seres, indios asquerosos con un espíritu guerrero impresionante. Los Yalcones, comandados por una mujer, La Cacica Gaitana, la más hermosa de todas, con semblante fuerte y temple de acero, madre soltera del gran Timanco, sin duda seres de una gran fortaleza.

Aunque la astucia de nuestro capitán Pedro de Añasco pudo más que los brujos hechiceros y espíritus; una noche apresó al gran Timanco, le hizo devorar por las llamas; para desgracia nuestra, pues lo que se veía venir era lo peor, lo más cruento, el magnicidio que dejó a toda una horda española ahora en América sin palabras. La astucia, venganza y furia con la que actuó La Cacica Gaitana fue descomunal, logró reunir más de quince mil de estos indios para emprender la cacería en contra de nuestra gente, esta mujer se enfrentó como una “perra rabiosa” ante nuestra tropas. El Capitán no logró huir, cayó en manos de su verdugo, quien sin piedad le arrancó los ojos, le traspasó la lengua, donde amarro una soga arrastrándolo por cuanta aldea pudo, formando algarabías y fiestas, burlándose de la raza española como nunca nadie lo hizo. Era su trofeo, un cuerpo que desfigurado comió de la tierra sagrada, generándose así la humillación más grande vivida para los españoles de la época. Le arrancó sus extremidades una a una, cortó su cabeza, la que luego sería polvo que arrojó con una sonrisa delirante desde lo más alto de Pericongo, una peñón gigantesco transformado por sus dioses en abismo, era el templo ceremonial de aquellas tribus. Las batallas se extendieron y quizá aún continúen allá, en esa tierra lejana de donde huí como alma que lleva el diablo." Con esto finalizo su historia este marinero.



Fuente

“Dios de los cielos que historia tan fascinante es esta” ¿Cómo llego allá, hombre de gran elocuencia? - Pregunté con voz fuerte.

“Las embarcaciones están saliendo constantemente” Contestó
“¡Por Dios! no puedo esperar tanto en una embarcación demoraría demasiado”

“Vamos, entonces te puedes ir nadando” Replicó él marinero burlescamente”

“Viajaría a ese lugar a como diera lugar, y mi alcatraz a quien di el nombre de Yuma, me llevaría allá”

Partimos devorando el viento y cuanta bestia climática se atravesó en nuestro camino. Después de horas de viaje ¡Ho Sorpresa primaveral!

En verdad era así como lo describió aquel hombre, solo que su memoria había perdido algunos detalles. Era una cultura legendaria de ritos inalcanzables, de castas andinas, de poderosos dioses, de noches sin iguales, de amores profundos, de ríos azules, de cielos carmesís, de aromas virginales, este era sin duda el paraíso.

Pero mi fin era otro, seguir El Yuma para llegar a ella, a la gran Cacica Gaitana. Pregunté a cuanto animal y árbol había, coincidiendo con que el suicidio le acogió después de huir durante meses de la furia de Sebastián de Belalcazar, un español rudo y conquistar de estas tierras, quien le persiguió buscando vengar la muerte del capitán Pedro De Añasco. No lo creí, guardé la esperanza de que viviera, seguí mi búsqueda más chiflado que nunca. Yuma desplegó sus alas, hizo esfuerzos enormes hasta encontrarle y allí estaba, en Pericongo, ahora entendía porque lo había escogido, era hermoso, casi perfecto, en sus adentros mostraba un abismo profundo, donde las almas daban giros abultados convergiéndose con el agua, que grotesca expulsaba miradas rotundas de atragantamiento, su aire era tan pesado que la gravitación sucumbía ahogada, dando brazadas inútiles sin poder hallarse, las paredes de su peñasco eran toscas, y chamuscaban los tímidos torbellinos que por allí cruzaban, un lugar sin clima, contagiado de frío, de calor, de todo y de nada.



Fuente

Ahí estaba ella, me coloqué a su lado mientras hacía piruetas con sus manos queriendo jugar a la fantasía, un poco nervioso le pregunté ¿a qué dedicaba su valioso tiempo?

“Soy quien enseña a danzar el viento, quien cuida de la fragilidad de las aves, enciende las estrellas y saca a pasear a la luna en la oscura noche, vigilo las gotas de rocío y con gran sutileza despierto al sol en la mañana” Me contestó.

De inmediato sucumbí de amor, y no sé si fue tarde, solo sé de su fantasía valentía y ternura, solo sé de alguien que se resistió ante un dios extraño que llevaba como símbolo una cruz, y quien se adueñara de estas tierras para que fueran ultrajadas, devastadas y arrasadas por 3 siglos más, solo sé de lo que fue y no pudo ser, de su espíritu y de mi locura…

PROMETEHUM

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
STEEMKR.COM IS SPONSORED BY
ADVERTISEMENT
Sort Order:  trending

Hola ya conoces steemitcolombia? en caso de que no te invito a formar parte de nuestro grupo https://steemit.com/@steemitcolombia. Un saludo

·

Hola gracias ya hago parte del grupo!!! gracias