Capítulo 1 | Una amistad ¿Inocente?

8개월 전

Otro día, otra aburrida clase, estaba a punto de quedarme dormida cuando mi teléfono vibró.

"Ve a los baños del primer piso."

"¿Para qué?"

"Sólo ve."

Aunque no tenía el número guardado estaba segura de quién era.

Me levanté de mi asiento y pedí permiso para salir, caminé rápido para asegurarme de que nadie me fuera a ver.

Cuando llegué a los baños saqué mi teléfono y vi un mensaje del mismo número.

"Me avisas cuando estés ahí."

En seguida le contesté.

"Ya estoy aquí."

Guardé mi teléfono, me recosté de la pared mientras esperaba su llegada.

A lo lejos vi la razón por la cuál estaba ahí, vi al chico que me tiene loca desde hace años; Se acercó tanto que pude sentir su aliento en mi rostro y con toda la confianza del mundo me sonrió.

—¿Entonces? ¿Vamos a hacerlo? —Me dijo con voz seductora.

—¿Hacer que cosa? —dije nerviosa.

—Lo del beso —Dijo obvio.

Justo en ese momento se fue acercando cada vez más a mi, con todas las intensiones de besarme, pero en el momento que iba a unir sus labios con los míos volteé la cara y terminó dándome un beso en la mejilla.

Se alejó y con confusión preguntó

—¿Qué sucede?

Cuando tenía planeado contestarle escuchamos un ruido, alguien se acercaba, corrimos rápidamente y nos escondimos en los baños.

Él en el de los niños y yo en el de las niñas, esperé un rato hasta que dejé de escuchar ruidos y fui decidida a salir de ahí, pero cuando estaba por salir, él llegó y me arrinconó, media veinte centímetros más que yo, no tenía escapatoria.

Un nerviosismo se apoderó de mi, él solo tenerlo al frente ya me ponía nerviosa; su olor, dios mío, ese olor ya me tenía en las nubes.

—¿Pensaste que podrías escapar? —Dijo acercándose cada vez más a mi.

—Mmm... yo —No podía decir nada coherente de lo nerviosa que me encontraba en ese momento.

—¿Qué tienes cariño? ¿Estás nerviosa? —Susurró en mi oído.

No pude decir ni media palabra, solo trague saliva y miré hacia el suelo. Acto por el cual él levantó mi rostro con su mano.

Terminó de cortar la distancia entre nosotros y me besó.

Tenía mucho tiempo esperando este beso, cada vez que él me hablaba solo podía ver sus labios y soñar en el cómo se sentirían; Eran muy suaves, tibios y me besaban de una manera que jamás había experimentado.

Él se pegó más a mi, dejándome entre la espada y la pared, Me tomó por la cintura me pegó mucho más a él, por instinto puse mis manos en su cuello y lo besé con muchas más ganas.

En un momento en el cuál el calor se apoderó de la habitación, lo mordí, él se separo y pude ver una pequeña gota de sangre en su labio, se limpio y mirándome a los ojos me dijo.

—¿Con que esas tenemos? —Dijo lamiéndose el labio.

Antes de que me pudiera dar cuenta me tomo por los muslos y me cargó, enrollé mis piernas en su cadena mientras él me empujaba contra la pared, podía sentir algo duro contra mi parte íntima, al instante me sonrojé.

—¿Lo sientes? —Pregunta mientras suelto un leve gemido— Está así por ti —Lo vuelve a restregar más fuerte— Esto es lo que tú provocas.

No tenía la capacidad de articular ninguna palabra, solo me le acerqué y lo bese, lo besé como nunca había besado a nadie.

De un momento a otro bajo por mi barbilla hasta mi cuello y lo atacó sin piedad, lo besaba, lamía, mordía y pude sentir como dejaba un chupón en el.

—Esto —Refiriéndose al chupón— Es para que tengas en claro que eres y siempre serás mía.

Volvió a besar mi cuello, a lo cuál volví a soltar un pequeño gemido, cada vez que un sonido salía de mi boca sus ganas subían, por cada murmullo sus besos eran cada vez mas apasionados, dios, no podría aguantar esto por mucho tiempo.

Desabotonó los botones de mi camisa y empezó a bajar por mi cuello hasta el comienzo de mis pechos, dejo todo un camino de besos, mordidas y uno que otro chupón; Maldición este chico quería volverme loca.

No bajó más porque la camisa no se lo permitía, en ningún momento dejó de frotarse contra mi, podía sentir como su amigo se ponía cada vez más duro.

Había perdido totalmente la noción del tiempo.

—No sabes la ganas que tengo de hacerte mía, aquí y ahora —Dijo entre besos mientras pasaba sus manos por cada parte de mi cuerpo, sin separarse de mi.

Llegó un momento en el que me bajó, me dejó en en suelo, pero no rompió el beso, aún seguía arrinconada en ese baño, con el chico que me volvía loca, teniendo el momento más excitante de mi corta vida; Era demasiado irreal.

Él se separó poco a poco de mi, tenía un miedo increíble de que se fuera, no podía irse, necesitaba más de él.

—Hay alguien que quiere saludarte —Me dijo pícaro mientras dirigía sus manos hacia su pantalón.

Mis ojos se abrieron como platos y mi garganta se secó en el momento en el que lo vi, maldición era demasiado grande. Un nerviosismo se apoderó de mi en ese momento, no tenía ni idea de lo que iba a pasar y eso, me daba miedo.

—Todo esto —Dijo mientras se lo frotaba— es tuyo —Me sonrió— Lástima que no traje condón, no podré hacerte todas las cosas que he soñado —Dijo con una sonrisa de lado.

Por una parte me relajé, porque sabia que no iba a pasar nada, pero por otra parte me puse algo triste por el mismo motivo.

—¿Quieres tocarlo? —Preguntó de repente.

Muy nerviosamente asentí, nunca había visto uno y muchos menos había tocado alguno, pero decidí armarme de valor e intentarlo.

Me acerqué y lo besé, pero muy lentamente, mientras lo hacia pasaba mi mano desde su pecho hasta abajo, cuando llegué a su miembro lo empecé a acariciar, algo tímida.

—Mierda —Dice en medio del beso— Se siente jodidamente bien y ver tu cara inocente mientras lo haces me pone más duro —Dijo mientras me daba una mordida— No te detengas por favor.

Continúe con mi trabajo y cada vez tomaba un poco más de confianza, el beso se volvió a tornar más violento y el terminó por morderme tan fuerte que pude sentir el sabor de la sangre.

—Maldición —Dije mientras me limpiaba la sangre.

—Ahora estamos a mano —Dijo guiñándome un ojo.

Lo ignoré totalmente y seguía concentrada en mi labio que no paraba de sangrar, mierda, esto dejaría marca.

Él me tomó por el mentón y levantó mi rostro para que lo viera a los ojos.

—Lo siento —Dijo tiernamente— Sé que me pasé.

Me dio un pequeño beso mientras me abrazaba, no sé como este chico puede ser tan caliente y tierno al mismo tiempo.

—Creo que deberías volver a tu salón, luego preguntarán por qué tardaste tanto —Dijo cerca de mi rostro.

—Tienes razón —Dije tímida.

—¿Un último beso? —Preguntó sonriendo.

No fueron necesarias palabras, asentí ligeramente con la cabeza mientras sonreía, él se acercó y me dio ese último beso que tanto necesitaba, creo que jamás podría cansarme de sus labios...

—Ahora ve —Dijo sonriendo.

Yo sólo le Sonreí y salí del baño, camine a paso rápido por todo el colegio para llegar al salón, en el trayecto no paré de pensar en lo que había ocurrido, era algo imposible de creer, miré mi teléfono; Había estado casi 30 minutos con él, ¿Cómo le explicaba eso a la profesora?

Justo cuando llegué al salón había terminado la hora y el otro profesor aún no llegaba, suspiré aliviada, entré y me senté en mi puesto.

Mi mejor amiga que se encontraba al lado mío me vio y no puedo evitar preguntarme por qué había tardado tanto, sólo le dije que algo me había caído mal y por eso me había tardado, ella no parecía muy convencida pero decidió ignorarlo y siguió en lo suyo.

Pasé todo el día como si nunca hubiera pasado nada.

Este es el primer capítulo de una de mis novelas, espero lo disfruten y comenten si quieren leer más acerca de esta historia, nos seguimos leyendo. —Mafercita💛

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
STEEMKR.COM IS SPONSORED BY
ADVERTISEMENT
Sort Order:  trending
·

¡Muchísimas gracias por la información @Mahuay!

Saludos @itsmfog!! Muy buen capitulo, espero el próximo con ansias 😉💙.

·

¡Gracias por el apoyo! Próximamente estaré subiendo el otro💛